Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable

29 jul. 2013

Cómo ha cambiado la alimentación de 1942 a 2000. El caso de los británicos

En los post anteriores (1 y 2) hemos visto cómo ha cambiado la alimentación de los españoles durante la última década y media. Y podría decirse que más bien poco. Lo cierto es que el periodo de tiempo es corto como para esperar cambios importantes, pero lamentablemente y que yo sepa, no hay datos globales de épocas anteriores. Es una pena, porque el análisis más interesante sería el de una comparación a más largo plazo.

Pero, a falta de pan buenas son tortas y gracias a la web de datos oficiales Family Food Statistics podemos tener acceso a un montón de datos históricos sobre la compra de alimentos entre la población británica. Aunque no tienen la misma tradición dietética que los españoles (me parece que por desgracia para ellos), saber qué comían a medidos del siglo pasado puede ser un dato de gran interés. Y si además podemos conocer la evolución hasta épocas más recientes, nos será posible apreciar de forma detallada los cambios que han sufrido sus hábitos dietéticos. Que probablemente sean bastante ilustrativos de lo que está ocurriendo en muchos países desarrollados.

Si los datos españoles comenzaban en 1998, los británicos llevan recopilando esta información ¡desde 1942! Y lo han seguido haciendo sistemáticamente en el mismo formato hasta el año 2000 (posteriormente cambiaron la metodología).

Los gráficos hablan por sí solos, así que les dejo con ellos. Así es como ha cambiado el consumo de alimentos entre los británicos desde 1942 hasta 2000:

26 jul. 2013

Cómo ha cambiado lo que comemos los españoles (y II)

Segunda y última parte (esta fue la primera) de la recopilación de gráficos con la variación del consumo de diversos grupos de alimentos entre los españoles, desde 1998 hasta 2011. En este caso veremos el caso de las grasas, frutas, frutos secos, hortalizas, patatas, dulces y bebidas.

24 jul. 2013

Cómo ha cambiado lo que comemos los españoles (I)

"Ahora se come demasiado de esto"; "Antes se comía menos de lo otro". Supongo que habrán escuchado a menudo este tipo de frases, normalmente basadas en experiencias personales, más que en estadísticas y datos concretos.

Que yo sepa, la única base de datos con información del consumo global de alimentos en España, que lleve suficientes años funcionando como para ofrecer tendencias significativas, es la llamada Encuesta de Presupuestos Familiares - de nuestro Instituto Nacional de Estadística (INE) - en la que se recopila el consumo por familia y persona para diversos grupos de alimentos. Lamentablemente, no tiene demasiado recorrido histórico, los datos más antiguos son bastante recientes, de 1998. y desde entonces se realiza sistemáticamente (con un pequeño cambio que se hizo de algunas definiciones y unidades en 2006).

He representado la evolución de alguno de ellos gráficamente, para que puedan conocer con facilidad cómo ha cambiado la compra de algunos alimentos durante la última década en nuestro país. Para cada grupo de alimentos he incluido dos gráficos (uno para el periodo 1998-2005 y otro para el 2006-2011), debido al mencionado cambio de unidades, que en algunos casos complicaba una conversión fiable.

22 jul. 2013

Por qué el "a mi me funciona" no sirve para adelgazar

La capacidad de deducir la causalidad de determinados sucesos es algo innato de la naturaleza humana y una de las claves para haber llegado a ser la especie más inteligente de nuestro planeta. Pero en algunas ocasiones este don puede ser contraproducente. Por ejemplo, en el caso de la salud y el bienestar, tendemos mucho a basarnos en el "amimefuncionismo", un mecanismo de deducción basado en  que si a nosotros nos funciona algo, a los demás también les debería funcionar. Pero la obesidad es un fenómeno complejo que depende de muchas variables y las soluciones no suelen ser universales, ni mucho menos. Lo que algunos les funciona, a otros puede no servirles para nada.

Sé que este argumento lo habrán escuchado a menudo, pero también es verdad que normalmente no se suelen aportar pruebas del mismo. Por eso hoy les traigo un ejemplo que ilustra muy bien cómo cada persona puede ser un caso diferente y con peculiaridades diversas para su tratamiento.

19 jul. 2013

El ejercicio no es suficiente para adelgazar... aunque Coca Cola intente convencernos de lo contrario

A veces las coincidencias son bastante oportunas. La última de la que he sido testigo estos últimos días - en relación con los temas de este blog - trata sobre el origen de la obesidad.

Por un lado, se acaba de publicar el estudio "Prevalence of physical activity and obesity in US counties, 2001--2011: a road map for action" , en el que se ha analizado la evolución de la actividad física y la obesidad en EEUU durante la última década. Los investigadores han utilizado dos grandes bases de datos epidemiológicas oficiales, NHANESBRFSS, y han llegado a la conclusión de que durante los últimos años la actividad física ha aumentado globalmente y el número de personas que realizan suficiente actividad física también. Pero, a pesar de todo, la obesidad no ha dejado de crecer.

17 jul. 2013

Cómo han cambiado las recomendaciones dietéticas (y III) - Resultados y conclusiones

Tras la primera edición de 1977, las recomendaciones dietéticas norteamericanas - Dietary Guidelines for Americans - se han revisado puntualmente cada cinco años a partir de 1980 y, junto con las políticas asociadas, han pretendido ser la herramienta fundamental de las autoridades americanas para educar en nutrición y prevenir la obesidad y enfermedades crónicas.

La epidemiología de la nutrición es una ciencia relativamente moderna y, debido a que requiere de amplios periodos de tiempo de observación y análisis, es en tiempos recientes cuando está dando frutos en forma de resultados especialmente relevantes. Como sería esperable, las recomendaciones dietéticas se han ido actualizando progresivamente, incorporando poco a poco todo este nuevo conocimiento.


Al repasar cada una de las ocho ediciones diferentes en este post (1977-1995) y este otro (2000-2010), hemos visto las diferencias entre versiones consecutivas y, como comentaba en el primer post, creo que conocer esta evolución es un ejercicio recomendable para cualquier persona interesada en la nutrición.

A modo de epílogo, este podría ser un resumen de los cambios (y no cambios) que han ido ocurriendo a lo largo de los 35 años:

15 jul. 2013

Cómo han cambiado las recomendaciones dietéticas (II) - De 2000 a 2010

Tras conocer en el post anterior la evolución de las recomendaciones dietéticas de 1977 a 1995, seguimos con el recorrido por las diferentes ediciones de las "dietary guidelines for americans", las recomendaciones dietéticas para los americanos... y para gran parte del mundo.

Cambiamos de siglo y milenio y llegamos al año 2000, que vino acompañado de su versión de las guidelines correspondiente. Parece que se pretendió dar un lavado de cara más profundo a la iniciativa, al menos externamente. El folleto, el cual se puede descargar en pdf desde este enlace, refleja este intento de cambio, con un diseño diferente al de anteriores revisiones.


12 jul. 2013

Cómo han cambiado las recomendaciones dietéticas (I) - De 1977 a 1995

Hace 35 años se publicaron en EEUU las primeras recomendaciones dietéticas dirigidas a sus ciudadanos, con el objetivo de prevenir la obesidad y las enfermedades relacionadas con la alimentación. Desde entonces, han visto la luz nuevas revisiones aproximadamente cada cinco años, con más o menos modificaciones, para adaptarlas, al menos en la teoría, a la evidencia científica más solida y reciente que iba apareciendo.

Evidentemente, debido a la notoriedad que tiene todo lo que se hace desde la superpotencia norteamericana, estas recomendaciones han sido replicadas, imitadas o directamente copiadas por todo el mundo, especialmente en entornos en los que se identificaban los mismos problemas nutricionales y de sobrepeso. Por ello podríamos decir que las "dietary guidelines for americans" han tenido y tienen una enorme trascendencia y repercusión a nivel mundial.

Creo que resulta un ejercicio interesante hacer un repaso histórico de cómo han ido cambiando a lo largo de estos años estas recomendaciones. Y también debería ser una cura de humildad para aquellos que hablan de este tipo de directrices en términos categóricos, como si se refirieran a la verdad absoluta, ya que, como podrán comprobar, ha habido cambios. Y algunos de ellos sustanciales.

En este primer post me centraré en el periodo 1977-1995, que incluye cinco ediciones de estas populares guías dietéticas. Vamos allá.

10 jul. 2013

Últimos estudios sobre dietas bajas en carbohidratos

Esta semana he vuelto a ser testigo de cómo un relevante miembro de la representación científica española sobre nutrición criticaba las dietas bajas en carbohidratos con un único y poderoso argumento: Atkins murió con obesidad mórbida. No es la primera vez que lo hace, utilizando afirmaciones humillantes y seguramente falsas (como puede leerse aquí o aquí), en lugar de mediante estudios concretos y meta-análisis.

Aunque los que siguen este blog saben que no soy especial defensor ni entusiasta de las dietas bajas en carbohidratos, tengo que confesar que no me han faltado ganas de responder con el mismo tono, con una lista de conocidos expertos en nutrición  favorables a enfoques más tradicionales y que tengan la mala suerte de sufrir obesidad. Que los hay, y conocidos.

Pero como no quiero bajar a las cloacas y me gusta más el estilo Carl Sagan, me limitaré a seguir con lo que suelo hacer habitualmente, recopilar los últimos estudios que se han publicado sobre el tema durante las últimas semanas (sea cual sea su resultado), para que aquel que quiera estar al día pueda tener oportunidad de encontrar esta información.

Son éstos, incluyendo sus conclusiones resumidas:

8 jul. 2013

Cómo convertir alimentos normales en comida basura

Como estamos acostumbrados a ver de todo, a menudo no nos damos cuenta la impresionante capacidad que tiene alguna industria alimentaria para transformar los alimentos normales en productos muy diferentes y que sin duda están contribuyendo enormemente al aumento de la obesidad y la nutrición poco recomendable. Les voy a poner un ejemplo extremo, para que entiendan a lo que me refiero.

Tomemos dos alimentos sencillos, el pescado y la cebolla, como los que pueden ver en la imagen inferior:


Ambos muy recomendables, con gran cantidad de ciencia que demuestra que deberían ser parte de una dieta saludable, que ayudan a prevenir la obesidad y enfermedades crónicas. Y que pueden prepararse de múltiples formas, con resultados tan variados como apetitosos.

Sin embargo, la cadena de comida rápida especializada en pescado y marisco Long John Silver's, partiendo de estos dos alimentos básicos, sabrosos y nutritivos, ha conseguido lo que en un primer momento parecería difícil de lograr: prepararlos y transformarlos radicalmente a peor y ganar el premio a la peor comida de restaurante en EEUU.

4 jul. 2013

La Asociación Británica de Dietética y el exceso de azúcares añadidos


La Asociación Británica de Dietética acaba de revisar su última fact sheet (hoja de datos) sobre el azúcar, que pueden descargar en formato pdf desde este enlace. Estos son algunas de las afirmaciones que puede encontrar, traducidas libremente por un servidor:
  • "¿Es el azúcar malo para su salud? No. Es la cantidad y la frecuencia con la que la comes lo que importa. Los carbohidratos son la principal fuente de energía del cuerpo y el azúcar es una importante fuente de carbohidratos."
  • "El único problema de salud directamente relacionado con el azúcar es la caries dental."
  • "¿Comer demasiado azúcar provoca diabetes? No"
  • "Es el azúcar adictivo? No hay evidencia que indique que el azúcar sea adictivo en humanos. Ayuda a que los alimentos tengan buen sabor y como muchas cosas que dan placer, puede estimular que el centro de placer del cerebro libere endorfinas."
  • "La cantidad máxima diaria recomendada para los azúcares añadidos (excluida la lactosa) es el 10% del total de kilocalorías, que es aproximadamente 50 gramos diarios o 200 kilocalorías para una dieta de unas 2000."
No es que lo que se afirma pueda considerarse falso, pero el mensaje puede ser muy diferente en función de los matices y el tono con el que se transmita. Y en este caso me parece que ha habido demasiada tibieza hablando de los azúcares añadidos, hasta el punto que me han dado ganas de tomarme un refresco para celebrarlo.

2 jul. 2013

Harvard en contra de la leche desnatada para niños y a favor de limitar la leche en general


Si le han dicho que Harvard ha eliminado la leche de su dieta recomendada, eso no es estrictamente cierto. Lo siento por los anti-lácteos, pero no hay que exagerar. Puede leer lo que dice  sobre la leche la Harvard School of public health en su propia web, y como era esperable que tarde o temprano alguno de sus expertos concretara e hiciera más oficial sus posturas, acaban de hacerlo en un artículo de opinión dirigido al mundo de los pediatras, publicado ayer mismo en la revista Jama Pediatrics, con un título bastante auto-explicativo: Three daily servings of reduced fat milk, an evidence based recomendation? ("Tres raciones diarias de leche desnatada, ¿una recomendación basada en la evidencia?")

1 jul. 2013

El estudio de Harvard que "demostró" la relación entre el aspartamo y el cáncer

Voy a contarles un curioso sucedido de hace unos meses y que probablemente no conozcan, protagonizado por una investigación relacionada con Harvard que demostró que el aspartamo y las bebidas light podrían estar asociadas a algunos tipos de cáncer.

A finales del año pasado se publicó "Consumption of artificial sweetener– and sugar-containing soda and risk of lymphoma and leukemia in men and women" (2012), un estudio observacional sobre decenas de miles de personas durante más de 20 años que analizó la relación entre el consumo de refrescos edulcorados, el aspartamo y el riesgo de desarrollo de linfomas y leucemia. Y concluyó encontrando una asociación significativa entre ambos factores: Un aumento del riesgo relativo del 42% para hombres (pero no mujeres) que consumían más de un refresco diario.