Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable

31 may. 2012

Sin relación entre la carne y el cáncer de páncreas

De nuevo otra enorme revisión obtiene conclusiones que derriban mitos muy arraigados. "Meat and fish consumption and risk of pancreatic cancer - results from the european prospective investigation into cancer and nutrition", una review de casi medio millón de personas reclutadas de diez países diferentes y observadas durante años para analizar la posible correlación entre el consumo de carne roja, carne procesada y cáncer de páncreas.

Y la carne ha salido indemne. No se ha encontrado que un mayor consumo esté relacionado con este tipo de cáncer. Lo más sorprendente es que, al contrario que en muchos otros estudios, sí se ha encontrado relación entre el cáncer y la carne blanca o de ave.

30 may. 2012

Más evidencias de que el colesterol total alto no tiene por qué ser peligroso

Como ya he comentado anteriormente en otros artículos y como también se detalla en el libro "Lo que dice la ciencia para adelgazar...", es incesante el goteo de estudios poniendo en duda los rangos recomendados de colesterol total que siguen utilizándose como referencia en los análisis de sangre preventivos. Normalmente los médicos se curan en salud y cumplen estos rangos a rajatabla, alertándonos en cuanto el valor es mayor de 200 mg/dl e instándonos a modificar nuestra dieta para reducirlo. Y en el peor de los casos nos llegan a recomendar comer menos alimentos con colesterol, que tampoco suele servir más que para desbaratarnos la dieta, porque el colesterol dietético pocas veces afecta al colesterol en sangre, como ha quedado demostrado en infinidad de investigaciones.

Un reciente y potente estudio vuelve a confirmar este desbarajuste, "Is the use of cholesterol in mortality risk algorithms in clinical guidelines valid? Ten years prospective data from the Norwegian HUNT 2 study". En este caso se ha realizado en Noruega, haciendo seguimiento a más de 50.000 personas durante diez años y se ha analizado la mortalidad total  y la mortalidad por enfermedades cardiovasculares. Las conclusiones son similares en todos los casos e indican claramente que los rangos y criterios deben replantearse o incluso modificarse radicalmente.

En concreto, los resultados indican que en el caso de hombres, los tramos de menor riesgo (es decir,más seguros) se sitúan aproximamente entre 200 y 230 mg/dl y en las mujeres el resultado es aún más radical y contrario a lo aceptado hasta la fecha: A mayores valores de colesterol total, menos riesgo. En la siguiente imagen puede observarse una representación gráfica del riesgo en el caso de mortalidad total, extraída del propio estudio (en color azul el de los hombres y en rojo el de las mujeres):


Lo dicho ya un montón de veces: hay que buscar y estandarizar otros indicadores de riesgo cardiovascular más fiables y dejar de asustar a la población con el colesterol.

29 may. 2012

Multa a Rebook por sus zapatillas que adelgazan

No está mal que hayan multado a Rebook por hacer publicidad engañosa de sus zapatillas, diciendo que tonifican nosecuanto más y que transforman la grasas en músculo (algo que es físicamente imposible), como comentan en este vídeo. Pero me temo que el efecto, como suele ocurrir, va a ser exactamente el contrario: Un montón de publicidad gratuita. Los de marketing tienen que estar encantados.

Y me parece que la denuncia ha prosperado por ser Rebook el implicado. A ver cuándo vemos algo parecido en otros ámbitos, como por ejemplo, con los productos pseudomédicos para adelgazar, mantener la linea, reforzar las defensas, mejorar la memoria o rejuvenecer la piel. Que también todos ellos mienten como bellacos.

28 may. 2012

Lo que hay detrás de los cuerpos perfectos: Bigger, Stronger, Faster

Puestos a ver vídeos y documentales, vamos con otro. En este caso sobre pectorales de mármol, biceps que rompen camisas, abdominales perfectos... cuerpos como el de Stallone o Schwarzenegger, cuerpos que cambian en pocos años e incluso meses hasta transformarse en impresionantes y perfectas máquinas. Quizás pensemos que el truco está en la genética, en entrenadores personales o en recetas mágicas de Hollywood, pero la realidad es bastante menos emocionante.

En 2008 Chris Bell realizó un documental sobre el mundo de los  músculos y los esteroides que ya se ha convertido en un clásico, Bigger, Stronger and Faster, basándose en experiencias cercanas, de familiares, conocidos y también de diversos personajes populares del mundo del cine, del culturismo y los deportes de élite.

Gracias a Youtube ya podemos verlo con subtítulos en español. Este es el primer trozo:



Y estos los demás: 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12.

Y que no se me enfaden los culturistas y amantes del fitness, que ya sabemos que muchos no recurren a "atajos" para conseguir resultados. Pero también hay que conocer la cara menos atractiva.

27 may. 2012

Impactante vídeo sobre la obesidad infantil

El moviento http://www.strong4life.com/ ha realizado este impactante vídeo para concienciar de la importancia de evitar la obesidad infantil. Aunque para mi gusto es bastante exagerado, hay que reconocer que es realmente espectacular.

 

26 may. 2012

The Weight of the Nation, opinión y comentarios. Una oportunidad perdida.

El resumen de mi opinión sobre el documental The Weight of the Nation, el documental de moda sobre la obesidad, está en el título del post: Una oportunidad perdida (aquí tienes los enlaces para poder verlo).  Me parece una gran pena que se hayan dedicado tantos medios a hacer un documental de más de cuatro horas y que se hayan quedado fuera tantas ideas importantes sobre el adelgazamiento y la pérdida de peso. Y las que se han incluido me han dejado un sabor agridulce. Me gustaría saber qué opina alguien que tenga obesidad después de verlo. ¿Le ha quedado claro qué es lo que tiene que hacer para adelgazar?


El documental está bien hecho. Me refiero a bien producido. Se nota que han dispuesto de recursos y que la apuesta era importante. Este tipo de iniciativas siempre son recomendables de ver, aunque no se esté de acuerdo del todo con el resultado. No es que sea totalmente mi caso, pero lo cierto es que no sabría decir qué me ha pesado más: Si lo que me ha gustado o lo que menos.

Venga, me mojo.

Lo que SI me ha gustado
  • Los testimonios, algunos impresionantes. Quizás había demasiado morbo, pero pueden ayudar a los más escépticos a apreciar el sufrimiento y los problemas de las personas con obesidad.
  • Las consecuencias para la salud. Muestran detalladamente los problemas médicos que puede llegar a suponer el sobrepeso.
  • La concienciación sobre los niños. La obesidad infantil es un despropósito mayúsculo que hay que evitar a toda costa y lo dejan claro.
  • El final optimista. Aunque lo hacen con un estilo que en otros países no se entenderá muy bien por ser excesivamente norteamericano, el último capítulo transmite un mensaje bastante optimista.
  • Se apunta directamente a algunos de los culpables: Refrescos, zumos, cereales de desayuno y alimentos hiper-procesados, soportados por el marketing sin escrúpulos.
Lo que NO me ha gustado
  • La confusión sobre las soluciones para adelgazar. Hay pocas instrucciones precisas y las que hay, sobre todo presentadas en la segunda parte, no quedan claras, demasiado centradas en aspectos psicológicos, calorías y porciones.
  • No se aprovecha para enseñar nada de nutrición y metabolismo y no se señala a otros culpables especialmente importantes, al resto de los carbohidratos refinados.
  • Las contradicciones con el ejercicio. Salen varios médicos diciendo que perder peso haciendo ejercicio es muy difícil, pero luego dedican muchísimo tiempo a intentar convencernos de que hay que hacerlo así. O nos enseñan una empresa de construcción en la que sus trabajadores se mueven mucho y son muy activos... pero una gran parte de ellos están obesos.
  • Algunos lamentables tópicos, termodinámicamente ciertos pero terapeúticamente inútiles: Frases como "una caloría es una caloría" y  "lo que hay que hacer escomer menos y gastar más" sobraban, de lo peor del documental.
  • Nos dicen que el NIH (Dpto de Salud Pública) dedica 800 millones al año en investigación sobre la obesidad, pero ¿por qué no cuentan qué se está logrando? ¿Qué dicen los últimos estudios? ¿Qué proyectos avanzados e interesantes hay en marcha?
En definitiva, luces y sombras. Algún buen intento, pero se cometen los mismos errores de las últimas décadas. Lo dicho, una oportunidad pobremente aprovechada.

25 may. 2012

El libro en papel también en Amazon

Amazon también ofrece la posibilidad de autoedición, así que ya está el libro Lo que dice la ciencia para adelgazar... disponible en formato papel. Por algo menos dinero que desde Lulu (el envío de Amazon es más barato) y también en menos tiempo (el poderío de Amazon) puede recibirlo en su casa. Sólo tiene que pedirlo en este enlace.

23 may. 2012

Impresionante estudio sobre las grasas y enfermedades cardiovasculares. Veredicto: No culpables

Cochrane Collaboration es la iniciativa científica más importante y potente que hay en el mundo para revisar estudios médicos y llegar a conclusiones concretas basándose en una enorme cantidad de datos. Es la referencia que todos los expertos, investigadores y médicos utilizan como fuente más fiable de entre todas las existentes. Una de sus principales tareas es hacer profundas revisiones de estudios médicos de temas concretos, seleccionando los estudios más fiables y rigurosos y analizando los resultados con poderosas herramientas estadísticas.

Pues bien, acaba de publicarse la impresionante revisión Cochrane sobre la reducción de las grasas y las enfermedades cardiovasculares "Reduced or modified dietary fat for preventing cardiovascular disease", que no tiene desperdicio. Incluye el análisis de 48 de los más rigurosos estudios realizados durante los últimos años, haciendo seguimiento a decenas de miles de personas. El resumen de Pubmed está en este enlace y el documento completo (¡más de 200 páginas!) en este otro. Y leyendo el denso y detallado informe en su totalidad, las conclusiones principales que me gustaría destacar son las siguientes, en función de las diferentes estrategias posibles:

Reducción de las grasas

- No hay evidencias claras de  menores índices de mortalidad en enfermedades cardiovasculares, cáncer o diabetes en las dietas bajas en grasas.
- Las dietas bajas en grasas  se asocian a una modesta reducción del peso, IMC (indice de masa corporal), colesterol total y LDL. Sin embargo, no varían los valores de presión arterial, HDL y triglicéridos.
- No hay evidencias claras de una menor cantidad de incidentes cardiovasculares en las dietas bajas en grasas.

Sustitución de las grasas saturadas por otras "más saludables"

- No hay evidencias claras de una menor mortalidad en las dietas que sustituyen las grasas saturadas por otras.
- Las dietas que sustituyen las grasas saturadas por otras se asocian a una modesta reducción del colesterol total y triglicéridos. No presentan cambios en los niveles de peso, IMC, LDL y HDL..
-  Las dietas que sustituyen las grasas saturadas por otras se asocian a un mayor riesgo de muerte por cáncer.

Reducción de las grasas saturadas + sustitución por otras "más saludables"

- No hay evidencias claras de mejores índices de mortalidad en enfermedades cardiovasculares, cáncer o diabetes en las dietas que combinan una reducción de las grasas saturadas y la sustitución de las mismas por otro tipo de grasas .
-  Las dietas que combinan una reducción de las grasas saturadas y la sustitución de las mismas por otro tipo de grasas, se asocian a una modesta reducción colesterol total, LDL y triglicéridos. Por contra, no se observan cambios en valores de HDL e IMC.

Además de forma general

- Las dietas con reducción y/o sustitución de grasas saturadas se asocian a una pequeña reducción del número del total de eventos cardiovasculares, pero no a ningún tipo de evento en concreto. Sin embargo, no hay evidencias claras que presenten alguna mejora en la mortalidad.

Las conclusiones no precisan más comentarios. En mi opinión, los autores de la revisión incluso son demasiado conservadores en sus propias conclusiones finales, recomendando la reducción de grasas saturadas, después de haber dicho casi literalmente lo que he escrito arriba. Y vistas las pruebas científicas existentes, creo que habría que replantearse si su demonización durante todos estos años ha servido para algo o ha sido contraproducente. Como mucho, podríamos inclinarnos por la moderación, pero nunca por el rechazo que nos han inculcado de forma obsesiva.

Por cierto, este estudio, el más importante realizado hasta la fecha del tema, ¿no debería ser de obligada lectura para todos los médicos, nutricionistas y similares?

22 may. 2012

"Lo que dice la ciencia para adelgazar...", entre los Top 100 en Amazon Kindle

Se cumplen un par de meses desde que puse en Amazon Kindle el libro,  al de poco entró en el Top 100 pagados Kindle (tiene otro Top 100 gratuitos Kindle) y desde entonces ahí se ha mantenido. ¡No está nada mal, considerando que hay cientos de miles de libros en la base de datos de Amazon Kindle!

Solo quiero aprovechar para dar las gracias a todos los que lo hayan adquirido, a muchos por sus magníficas sugerencias y a algunos por sus generosos y positivos comentarios (de momento, ¡todos 5 estrellas!) en Amazon.

Todo esto me anima a mejorarlo constantemente y a seguir buscando e interpretando información que pueda ser útil a todo el que tenga problemas de sobrepeso. Sinceramente, ¡gracias a todos!

21 may. 2012

La pirámide nutricional de "Lo que dice la ciencia para adelgazar..."

En el libro "Lo que dice la ciencia para adelgazar..." se habla de la pirámide nutricional o de alimentos más famosa y popular, la que en 1992 diseñó el Departamento de Agricultura americano y que en parte es responsable de la epidemia de obesidad de las últimas décadas. Sigue en la mente de gran parte de la población y los intentos de sustituirla han sido muchos y variados, sin demasiado éxito.

Para que no se diga que no lo intentamos, les presento en exclusiva la primera versión de la pirámide de alimentos coherente con las ideas fundamentales del libro.


Ojo, a diferencia de otras pirámides, en esta se indican las raciones recomendadas de cada uno de los tipos  alimentos representados por una imagen. Por ejemplo, se recomiendan 3-5 raciones de pescado a la semana y otras 3-5 de carnes blancas.

Todas las sugerencias y comentarios serán bienvenidos.

19 may. 2012

Un estudio siembra dudas sobre el rol del HDL en la enfermedad cardiovascular

Estos días hemos podido ver como, una vez más, los medios de comunicación generalistas  nos daban cada uno su versión particular de estudio científico sobre el colesterol:
  • "Elevar los niveles de colesterol bueno no reduce el riesgo de infarto" (El País)
  • "Sin pruebas de que aumentar el nivel de colesterol 'bueno' proteja frente al infarto" (El Mundo)
  • "El colesterol bueno no lo es tanto, dicen ahora" (El Correo)
El estudio, "Plasma HDL cholesterol and risk of myocardial infarction: a mendelian randomisation study", publicado en The Lancet, tiene su miga y es interesante.

La controversia es la siguiente: En numerosos estudios se ha comprobado que existe una correlación entre los niveles altos de HDL (también llamado colesterol bueno) y el descenso del riesgo de enfermedad cardiovascular. Así que en ocasiones se ha tratado a personas que presentaban HDL bajo con medicamentos, con el objetivo de elevárselo. Pero posteriores estudios han obtenido resultados bastante irregulares entre estas personas tras el tratamiento, ya que no se conseguía reducir el riesgo cadiovascular.

Los científicos, para comprobar si realmente es el HDL elevado el factor que reduce el riesgo (y no un factor solo relacionado, sin ser la causa), han ideado el siguiente planteamiento: Han identificado a aquellas personas que tienen un gen que les predispone a tener el HDL elevado, pero que en principio no afecta a nada más.  Haciendo esto, se pretende aislar el efecto del HDL de cualquier otro factor. Y posteriormente han analizado si esas personas tienen más o menos riesgo de infarto de miocardio. Si tienen el HDL genéticamente alto, todo lo demás normal y sufren menos esta enfermedad, se podría pensar con más seguridad que existe una relación de causalidad.

Y el resultado ha sido negativo. Aquellas personas que tienen el HDL elevado por una predisposición genética concreta no gozan de menor riesgo. Eso tampoco significa con total seguridad que no exista la relación de causalidad, únicamente aporta sombras a la idea de que elevar el HDL es un tratamiento efectivo en todos los casos contra  la enfermedad cardiovascular. Las conclusiones del estudio, al contrario que los titulares de arriba, son muy correctas y moderadas, como debe ser en un estudio científico serio: "Algunos mecanismos genéticos que elevan el HDL no parecen reducir el riesgo de infarto de miocardio".

Habrá que seguir atentos las próximas investigaciones.

18 may. 2012

Otro estudio destaca los beneficios para la salud del HIIT o entrenamiento en intervalos de alta intensidad

Se acaba de publicar una revisión de una gran cantidad de estudios sobre el HIIT o Entrenamiento en Intervalos de Alta Intensidad.. Como ya he comentado en otras ocasiones, esta forma de entrenamiento tiene la ventaja de que, con mucho menos tiempo, parece conseguir  resultados equivalentes a otros que requieren mucha mayor dedicación.

El estudio, "The potential for high-intensity interval training to reduce cardiometabolic disease risk", ha analizado en concreto la evolución de los indicadores de riesgo cardiovascular y ha concluido que practicar HIIT es igual de eficaz o incluso mejor que el ejercicio aeróbico normal. En varias ocasiones ha ayudado a mejorar el HDL (colesterol bueno), los niveles de glucosa, la presión arterial y la obesidad, incluso en pacientes con problemas cardíacos previos. Por contra, no se han observado mejoras en el colesterol total, LDL (colesterol malo) y triglicéridos.

17 may. 2012

¿Realmente es necesario comer todos los grupos alimenticios?

Probablemente lo habremos escuchado en numerosas ocasiones: "No hay que dejar de comer ninguno de los grupos alimenticios, todos son necesarios". Una frase que apela al miedo, porque efectivamente suena a que estamos privando a nuestro cuerpo de un macro-nutriente esencial.

Es necesario aclarar que esta frase la utilizan sobre todo aquellos que quieren criticar las dietas bajas o muy bajas en carbohidratos. Lo que quieren transmitir es que si dejamos de comer carbohidratos algo malo nos pasará, porque  estamos eliminando uno de los tres grupos de alimentos principales (junto con las proteínas y las grasas).

En primer lugar, hay que aclarar que eso de que existan 3 grupos de alimentos principales, también llamados macronutrientes, no es más que una clasificación nuestra, basada en la composición química y la cantidad que solemos comer. Podríamos clasificarlos de cualquier otra forma, subdividiendo los tipos de carbohidratos o grasas, incluyendo micronutrientes, o el alcohol, e incluso el agua.

En segundo lugar, médicamente sólo hay un macronutriente del que se puede prescindir totalmente sin sufrir ninguna patología casi de inmediato: los carbohidratos. Puede intentar buscarlo en cualquier libro de medicina, pero no lo encontrará. En cambio, si no ingerimos ningún tipo de grasas o proteínas, caeremos enfermos en pocos días.

En tercer lugar, los alimentos con los que la naturaleza nos ha aportado carbohidratos durante millones de años son los vegetales y las frutas. Ninguno más, hasta que la agricultura se empezó a utilizar de forma extensiva hace menos de cinco mil años. La mayoría de las dietas actuales que restringen los carbohidratos, no se refieren a los vegetales y tampoco las frutas. ¿Por qué entonces tiene que ser ahora necesario comer cereales, pasta, pan o arroz? Por suerte, no todo son malas noticias. La agricultura y la civilización si nos han traído algunos alimentos ricos en carbohidratos que han demostrado ser saludables y que no tienen los indeseables efectos secundarios de los antes mencionados: Las legumbres y los alimentos integrales, es decir, los de bajo índice glucémico. Porque la terminología de "carbohidratos simples o complejos" que habrá escuchado a menudo, químicamente tiene su sentido pero nutricionalmente vale para bien poco. El índice glucémico, que indica su velocidad de absorción, es el factor que realmente da información valiosa sobre su comportamiento en nuestro sistema digestivo. Cuanto menor sea ese valor, más lenta es su absorción y menos picos de glucosa e insulina tendremos en nuestro torrente sanguíneo.

Y por último, como explico en el libro "Lo que dice la ciencia para adelgazar...": ¿Hay alguna evidencia científica que demuestre que dejar de comer carbohidratos refinados o de rápida absorción no es saludable? No. Y alguna que parezca indicar lo contrario? Pues bastantes... Esto ha sido la teoría, vayamos a las pruebas:

Estudios que relacionan los carbohidratos refinados con enfermedades o desventajas:

Low-Carbohydrate-Diet Score and the Risk of Coronary Heart Disease in Women (2006)
White rice consumption and risk of type 2 diabetes: meta-analysis and systematic review (2012)
Carbohydrate nutrition is associated with the 5-year incidence of chronic kidney disease (2011)
- Long-term effects of a lifestyle intervention on weight and cardiovascular risk factors in individuals with type 2 diabetes mellitus

Estudios que encuentran ventajas para la salud en alimentos de bajo índice glucémico:

Glycemic index and glycemic load are associated with some cardiovascular risk factors among the PREMIER study participants.(2012)
Dietary glycemic load and glycemic index and risk of coronary heart disease and stroke in Dutch men and women: the EPIC-MORGEN study (2011).
Glycemic index, glycemic load, and chronic disease risk--a meta-analysis of observational studies (2008).


Así que cuando vuelva a escuchar que todos los grupos alimenticios son necesarios, recuerde que con los vegetales y las frutas, incluso con las legumbres y los alimentos integrales de vez en cuando, puede comer todos los carbohidratos que necesita y en el formato en el que su metabolismo está diseñado para asimilar perfectamente. El resto son, como mucho, opcionales. Pero no necesarios.

16 may. 2012

The Weight of the Nation, online y con subtítulos en español

Estos son los enlaces al documental de moda sobre la obesidad estrenado ayer en EEUU, "The Weight of the Nation" (El Peso de la Nación):

Primera parte: Consecuencias
Segunda parte: Opciones
Tercera parte: Niños en crisis
Cuarta parte: Desafíos

Para ver los subtítulos en español, hay que mover el ratón sobre el vídeo y cuando salga la barra de control (abajo a la derecha) pinchar en settings y activar los subtítulos.

En breve, escribiré mis comentarios y opinión sobre el documental.

Actualización: Parece que el servidor de la HBO está colapsado, porque no hay forma de que el vídeo vaya fluido. También están las cuatro partes en Youtube, pero en inglés y sin subtítulos (excepto la primera).

15 may. 2012

Antidieta o La Carrá. La estafa de las dietas disociadas


Las dietas disociadas son muy populares y sus seguidores aseguran que comiendo ciertos grupos de alimentos de forma separada se pierde peso. Por ejemplo, sin mezclar carbohidratos y proteínas en la misma ingesta. La teoría se ha hecho tan popular que hay decenas de libros basados en ella. La Antidieta es una de las más populares y hasta Rafaella Carrá tiene su método disociado.

Los que catapultaron definitivamente estas ideas fueron el matrimonio Diamond, los autores de Fit for Life (en España traducida como La Antidieta), que literalmente se han forrado con su libro. En este enlace podemos ver a Harvey en una reciente entrevista, ya un poco deteriorado, que afirma que su falta de salud no se debe a la falta de eficacia de sus métodos, sino a que en Vietnam le afectó gravemente el agente naranja. Pues vale.

Su libro, La Antidieta.es un escrito al más puro estilo "autoayuda yanki", totalmente repleto de falsedades. Los Diamond se basan en extravagantes principios establecidos hace más de cien años por  médicos alternativos que pensaban que todos los medicamentos son un veneno. Para justificar sus recomendaciones de comer los alimentos separados, aportan argumentos en los que mezclan chapuceramente conceptos diversos: Que si el entorno ácido o básico de la digestión, que si los “ciclos naturales” y horarios preferentes de nuestro organismo para transformar los alimentos…

Evidentemente, ninguno de estos conceptos está en ningún manual moderno de fisiología, endocrinología o metabolismo sencillamente porque son falacias, es decir, afirmaciones que suenan a verdaderas pero que son barbaridades científicas. Porque nadie las ha demostrado nunca. Las explicaciones que dan suelen estar plagadas de errores y a menudo incluyen la verborrea habitual del lenguaje pseudocientífico, para dar cierto caché a lo que dicen y aprovechar también la eficacia que siempre produce meter un poco de miedo: que si energías, que si esencias, que si tóxicos que nos engordan, que si la comida se pudre en el cuerpo en lugar de digerirse... Por no hablar de los ridículos ejemplos y analogías: Que si los animales en la naturaleza comen mucho más sano que nosotros (claro, por eso se mueren a patadas por parásitos, infecciones digestivas y malnutrición), que si hay civilizaciones que viven más de cien años...

Como es de esperar, las referencias científicas que incluyen todos estos libros son escasísimas, por no decir nulas. Y las que hay dan pena. La mayoría son muy antiguas, de hace muchas décadas e imposibles de encontrar  por ningún lado. Suelen ser de temas periféricos (comer vegetales, comer carne), nunca incluyen ninguna referencia rigurosa y contrastada que demuestre que comer los alimentos de forma disociada sirva para perder peso.

Un estudio de ese tipo sería bien sencillo de hacer. Bastaría dividir personas en dos grupos y darles a comer los mismos alimentos a ambos, pero a uno de ellos de forma disociada y al otro no. Es lo que se hizo en este estudio que se publicó en el International Journal of Obesity en el año 2000 “Similarweight loss with low-energy food combining or balanced diets”, que yo sepa, el único estudio medianamente serio al respecto, y el resultado fue el esperado: Los que comieron disociado no obtuvieron ninguna ventaja significativa respecto a los que no lo hicieron. Los Diamond, a pesar de haber ganado millones, no han promovido ningún estudio para dar solidez a su método. Ni lo harán nunca, claro.

Como ocurre con la mayoría de los métodos milagrosos, hay gente que lo prueba y pierde peso a corto plazo. El famoso "a mi me funciona". Si todos los "a mi me funciona" de todas las dietas funcionaran, valga la redundancia, la obesidad habría desaparecido para siempre. En este caso ese adelgazamiento inicial es  perfectamente lógico, ya que además de disociar, exigen la restricción de bastantes  alimentos: Carnes, dulces, harinas, grasas...  Y claro, así sí que funcionan, al menos por un tiempo. Pero no por disociar, claro.

Esta dieta, más que del grupo de "dietas milagro", es de las "dieta estafa".

Nota: Este post se ha publiclado originalmente en el blog del autor "El blog de Centinel"

14 may. 2012

The Weight of the Nation: ¿Revolución, marketing o repetición?

Mañana 15 de mayo la cadena HBO estrena un documental que está anunciando a bombo y platillo y que está creando bastante expectación. Se titula "The Weight of the Nation" (El peso de la Nación) y trata sobre la epidemia de la obesidad que está asolando EEUU: dos de cada tres americanos tienen sobrepeso y uno de cada tres obesidad.

La cadena de TV ha habilitado una web específica en esta dirección, donde puede consultarse información para ir calentando motores: Bajo el llamativo subtítulo "Para ganar, tenemos que perder" nos ofrecen un trailer, el resumen de cada capítulo y la posibilidad de apuntarse a seguir el evento mediante las redes sociales, sobre todo Facebook. El Departamento de Salud Pública americano ha colaborado en todo el proyecto, como puede comprobarse en la información de este enlace.

El documental, que parece que tiene todos los ingredientes para llamar bastante la atención y crear polémica, está dividido en cuatro partes, mañana podrán verse las dos primeras partes y al día siguiente las otras dos.

La pregunta que yo me hago es: ¿Se quedará todo en otra mega-campaña de "Lo que hay que hacer es comer menos y gastar más"? ¿Volverán a cometer el mismo error? En principio he leído alguna cosa prometedora. por ejemplo, en este artículo de New York Times, el director del documental afirma que "no puedes pensar que todo el mundo ha perdido la fuerza de voluntad, claramente algo más poderoso esta sucediendo". La HBO, al ser un canal de suscripción, presume de no tener anunciantes y por lo tanto, no haberse sometido a ninguna presión de la industria alimentaria. Por otro lado, en los materiales de apoyo, descargables desde aquí o las webs relacionadas como esta, vuelven a repetir lo de siempre: muchas calorías, poca actividad física...

Tiempo tendremos de verlo y comentarlo con tranquilidad.

13 may. 2012

La comida basura de los escolares del Reino Unido

Neverseconds, un blog de una niña,  ha sido citado en numerosos medios de comunicación y se ha inundado de visitas  porque enseña lo que les dan de comer a algunos escolares escoceses. Como unas imagen vale más que mil palabras, estas son las fotos de los maravillosos menús que ha colgado la protagonista:





Parece que en España no somos de los peores en todo.

11 may. 2012

¿Qué es peor para la salud, no hacer ejercicio o la obesidad?

Todos sabemos que una vida saludable es función de muchos factores y que cuantos más factores de estos tengamos en cuenta, mayores posibilidades tendremos de disfrutarla. Considerando cuál es el estilo de vida que nos suele imponer la sociedad moderna y los estudios científicos que relacionan la mortalidad con las costumbres y comportamientos, los cuatro principios más saludables podrían considerarse los siguientes: no fumar, evitar el estrés, hacer ejercicio y evitar la obesidad.

Centrándonos en los dos últimos, que son los relacionados con los contenidos de este blog, y sabiendo que lo mejor sería cumplir ambos, puestos elegir, ¿a cual le daríamos prioridad, de acuerdo a criterios científicos?

Hacierndo una valoración de los resultados, podríamos decir que los estudios parecen inclinarse en favor del ejercicio. Como se puede comprobar en el estudio "Long-term physical activity in leisure time and mortality from coronary heart disease, stroke, respiratory diseases, and cancer. The Copenhagen City Heart Study", aquellos que  tienen una actividad física intensa en su tiempo libre presentan una longevidad de casi 7 años mayor que las personas sedentarias. Y los que tienen una actividad física moderada de casi cinco años más. Una gran diferencia.

Sin embargo, en los estudios que se relacionan la obesidad y la mortalidad hay que hacer una análisis más detallado, sobre todo en función del grado de obesidad. Por ejemplo, en el masivo estudio "Body-mass index and cause-specific mortality in 900.000 adults: collaborative analyses of 57 prospective studies" se concluye que a partir de un IMC (índice de masa corporal) mayor de 25 se reducen los años de vida, de acuerdo con estos valores:
  • IMC 25 a 27,5: 0-1 años
  • IMC  27,5 a 30: 1-2 años
  • IMC 30 a 35: 2-4 años
  • IMC 40 a 50: 8-10 años
Además, en estudios como "Metabolically Healthy Obesity and Risk of All-Cause and Cardiovascular Disease Mortality"se ha observado que las personas obesas metabólicamente sanas (valorando su presión arterial, HDL, diabetes, circunferencia de cintura, inflamación) no tienen una esperanza de vida significativamente menor que las no obesas.

Así que  si no tenemos una obesidad muy elevada y queremos mejorar nuestra salud, el ejercicio gana al sobrepeso. Pero insisto, mejor ambos, claro.

10 may. 2012

España, entre los líderes europeos en obesidad infantil

De acuerdo al estudio publicado en febrero "Prevalence of childhood obesity in Spain: National Health Survey 2006-2007" realizado por el Instituto de Salud de Carlos III , en España aproximadamente uno de cada cinco niños tiene sobrepeso, con lo que pasa a formar parte del grupo de países europeos con peores valores en este índice.

Lo más destacable del estudio, además de su negativo resultado, es que las diferencias entre regiones españolas son muy acusadas. Las comunidades que presentan niños más obesos son Las Islas Canarias, Ceuta y Melilla, Valencia y Andalucía. Y las que tiene menos niños con sobrepeso son el País Vasco, Galicia y Madrid.

Tanto hablar de la  milagrosa (e indefinida) dieta mediterránea y resulta que las que tiene más obesos son las comunidades mediterráneas... ¿Pasaremos a hablar ahora de la dieta cantábrica?

8 may. 2012

Nerea Segura, ¿sólo calorías?

Cuando una nutricionista como Nerea Segura da consejos en televisión, su mensaje llega muy lejos. Porque Nerea se explica bien y Nerea es atractiva y delgadita. Y tiene título de nutricionista. Así que si recomienda algo, seguro que debe tener razón.

Recomiendo ver este vídeo de hace unos días. Podemos verla hablando de las calorías y de engordar. Para ella, todo el problema está en el balance energético y dedica casi todo el programa a intentar convencernos de que lo que hay que hacer es comer menos y gastar más. Atentos al minuto 6, cuando Nerea saca una tablero con dibujos y cartelitos para explicar las cantidades que necesitaría una mujer normal. Para ello, muy didáctica, utiliza una figura de eso mismo: una mujer normal, normalísima. 1,75 de estatura y 58 kilogramos de peso. La media española, sin duda, el ideal total. De ser una persona, la figura tendría un IMC de 18.9, casi por debajo de lo considerado normal (18,5-25).


Sin embargo, no coincido con los consejos que da Nerea sobre comer menos y gastar más. No porque no sean teóricamente válidos, sino porque no sirven para mucho en la práctica. Son los que se llevan dando décadas, con resultados desastrosos (véase este enlace). Simplificarlo todo a las calorías es un error, porque los alimentos producen múltiples efectos en nuestro organismo, mucho más complejos que la simple aportación de calorías (por ejemplo, véase este enlace).  Hace unos años el estudio "Women's Health Initiative" puso a dieta durante más de siete años a 20.000 mujeres, siguiendo exactamente los mismos consejos que ella expone en el vídeo, y al final de todo ese tiempo el resultado medio fue de medio kilo de pérdida de peso (véase este enlace). Además, infinidad de estudios y revisiones demuestran que el ejercicio, por sí mismo, no adelgaza (véase este enlace) y el mito de que el ejercicio aeróbico es el mejor para quemar grasa esta superado hace mucho tiempo.

En definitiva, mucho de lo que se aconseja tiene poca utilidad y otras muchas conclusiones actuales y basadas en la ciencia no estaban presentes. Creo que hay que ir pensando en nuevos enfoques y nuevas formas d etransmitirlos.

El elevado consumo de arroz aumenta el riesgo de diabetes tipo 2

Uno de los argumentos más habituales contra las dietas bajas en hidratos de carbono refinados suele ser la frase "los chinos comen mucho arroz y no les pasa nada". Aunque a esta afirmación habría que añadirle muchos matices (y algún día se los añadiremos), un reciente estudio parece confirmar que lo de "no les pasa nada" no es, cuando menos, muy exacto.

En el estudio publicado hace tan sólo unos días "White rice consumption and risk of type 2 diabetes: meta-analysis and systematic review" se ha visto que las personas que más arroz blanco consumen, especialmente entre la población japonesa y china, tienen un 50% más de riesgo de padecer diabetes tipo 2 que las que menos consumen.

Recordemos que algunos expertos piensan que la resistencia a la insulina que generan las dietas altas en carbohidratos refinados podría ser un paso previo que desembocaría en el desarrollo de la diabetes adquirida o de tipo 2.

5 may. 2012

Andar en bicicleta alarga la vida, más si se practica con intensidad

Un estudio publicado hace unos meses, "Intensity versus duration of cycling, impact on all-cause and coronary heart disease mortality: the Copenhagen City Heart Study", ha confirmado que andar en bicicleta también es excelente para la salud. Basándose en los datos de varios miles de personas durante casi dos décadas de seguimiento (es el llamado "The Conpenhagen City Heart Study"), los expertos han llegado a la conclusión de que los hombres que practican este deporte viven bastante más que los sedentarios.

Los resultados indican que la longevidad depende más de la intensidad del ejercicio que de la duración. En concreto, se ha observado que viven 5,3 años más los que lo practican con energía e intensidad y 2,9 años más si se hace suavemente. En las mujeres el aumento observado es menor, pero también significativo y también más favorable en el caso del ciclismo más enérgico: 3,9 y 2,2 años respectivamente.

4 may. 2012

El valor nutricional de las tapas y aperitivos españoles

Normalmente los valores nutricionales de los alimentos los encontramos en listados y tablas, para cada alimento individual. Pero la realidad es que mucho de lo que comemos se compone de una diversidad importante de ingredientes y a menudo no es fácil adivinar de qué se compone, para sumar los diferentes macronutrientes en las proporciones que intuimos que pueden tener. Esta situación es más acusada cuando comemos fuera de casa y en caso de platos de cierta complejidad. Como ocurre, por ejemplo, con las tapas y aperitivos que nos hacen famosos en medio mundo y que podemos degustar en cualquier bar, restaurante o cafetería.

La fundación española de la nutrición ha publicado un interesante documento que nos puede ayudar en el conocimiento nutricional de esta deliciosa tradición. Se trata de la guía "El valor nutricional del aperitivo: La tapa y la cerveza", que nos aporta información detallada de gran parte de las tapas más populares: Anchoas con queso, bacalao al pilpil, banderillas, callos, chorizo a la sidra, croquetas, gambas, lacón con grelos, magra, migas, morcilla, paella, pan tumaca, papas arrugás, patatas bravas, pescaíto frito, pimientos rellenos, champiñones, pulpo, salmorejo, taco, sobrasada y zarajos. Desde este enlace puedes descargarte el pdf completo.

Impresionante lista e interesantísima información.

(¡Gracias, Mónica, por el enlace!).