Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable

29 feb. 2012

Comida basura: Cereales de desayuno



Hace ya tres años escribí un post clasificando los cereales de desayuno infantiles como comida basura. Sigo pensando que son la peor opción para dar de desayunar a un niño y, desde entonces, nada ha cambiado. Los fabricantes los siguen vendiendo y anunciando como algo saludable, divertido y sabroso. Los expertos deberían mojarse y analizar el impacto de este tipo de productos en la obesidad infantil.

Hasta ahora me he abstenido, pero desde entonces tenía en mente escribir lo mismo para los cereales de desayuno en general, para todos esos de marcas conocidas con cajas de colores llamativas y con imágenes de gente sana y saludable. Pero esperando esperando, resulta que en el blog Transformer se ha publicado un artículo titulado No a los cereales de desayuno, con la información y las explicaciones necesarias y con el que coincido en gran parte. Basta ver los análisis nutricionales de los diferentes tipos de cereales, para observar que todos ellos son poco más que eso: Comida basura. Mucho azúcar y almidón y algunos añadidos dudosamente eficaces, para parecer sanos.

Yo en su lugar me inclinaría por un desayuno que incluya fruta (de verdad), proteínas y lácteos. Si le apetecen carbohidratos, un par de galletas son suficientes.


(Post publicado originalmente en el blog del autor "El blog de Centinel") 

27 feb. 2012

Comida basura: Nocilla

Hacía tiempo que no escribía una entrada de esta sección. Una de las razones es que hace unos meses me pillaron en un supermercado sacando fotos a los productos y debieron llamar al de seguridad para que investigara, porque me estuvo rondado y mirando con cara de pocos amigos hasta que me marché. Con razón, claro. Así que he esperado un tiempo antes de volver a las andadas.

Me da un poco de pena retomar esta recopilacion de alimentos poco saludables con la protagonista de hoy: La inigualable Nocilla. La principal responsable de los bocadillos más ricos de los niños de ayer, hoy y seguramente mañana.

Pero, como se suele decir ne estos casos, algo tan rico o engorda o es pecado. Así es, como podemos deducir de su información nutricional. Casi dos tercios son glúcidos o hidratos de carbono y, aunque no lo indica, supongo que todo será azúcar. Y prácticamente el otro tercio, grasas. Una buena parte de ellas saturadas.


Dentro de lo que cabe, entre sus ingredientes no encontramos cosas exóticas. Nada demasiado sano, pero tampoco ininteligible. Al menos sabremos lo que comemos. Y la buena noticia, que no tiene grasas trans. Algo es algo.


Por suerte, es un alimento que normalmente no se toma en grandes cantidades. Bastan unos pocos gramos para rellenar un bocata infantil. Así que si los niños lo consumen sólo de vez en cuando, no pasa nada, siempre y cuando estén sanos y lo quemen como es debido, jugando y haciendo deporte. Pero si pasa de la adolescencia, yo me lo pensaría muy mucho antes de aficionarme a merendar este maravilloso producto del demonio...


(Post publicado originalmente en el blog del autor "El blog de Centinel") 

26 feb. 2012

Comida basura: Boni, Pantera Rosa, Tigretón


Sí, ya lo sé. Falta el Bucanero. Pero por alguna razón ya no está en el pack, para su estrategia de pastelería infantil los de Bimbo se han quedado sólo con los tres y con los aburridos Círculo Rojo (y vaya restyling que les han hecho), dejando abandonado al pastelito pirata. En este encantador anuncio de la época está todo el equipo (pinche para ampliar):

Recuerdo perfectamente los cuatro pastelitos como parte de mi infancia (la web que Bimbo mantiene con este tipo de chocheces tiene su gracia), especialmente la Pantera Rosa, no porque me gustase más que los otros, sino porque era el único alimento que conocía de ese color rosa-perfecto. Creo que todos los niños los deseábamos con fruición, y teníamos nuestro favorito. Pero los comíamos muy de vez en cuando, ya que la economía familiar no daba para tales dispendios (lo que también alimentaba aún más el mito).


Bueno, al grano. Que resulta que son de lo peor... Hay variaciones entre uno y otro, pero los tres coinciden en algo: Es increíble que tengan tantas cosas raras. Por ejemplo, estos son los ingredientes del Tigretón: Azúcar, Harina de trigo, Aceite y grasa vegetal parcialmente hidrogenada, Pulpa de albaricoque, Jarabe de glucosa y fructosa, Huevo (8%), Cacao en polvo desgrasado (4%), Gasificante (e-450ii, e-500ii), Aroma de licor,chocolate y vainilla, Leche descremada en polvo, Sal, Estabilizante(e-412, e-410, e-407, e-1442, e-1422), Conservante (e-200, e-202), Emulsionante (e-322, e-436), Colorante (color caramelo, e-124), Vitaminas (a, b1, b2, b6, b12, d3, b9), Mermelada de albaricoque (20%), Maltodextrina, S.minerales(carbonato calcico, pirofosfato ferrico), Corrector de acidez (e-334, e-330). ¡Es sorprendente la imaginación que tienen los tecnólogos de alimentos añadiendo cosas tan dispares y que dan lugar a un sabor tan atractivo!

Respecto a la información nutricional, malas noticias: Muchísimo azúcar, muchas grasas y gran parte de ellas saturadas. En el Bony ¡la mitad! de su peso es azúcar y una quinta parte grasas, de la cuales un 14% son saturadas. El tigretón tiene algo menos de grasas, pero más azúcar (!). Y la Pantera Rosa da datos incompletos, aunque visto los de sus compañeros, seguramente se parecerá a los del Bony.

Para hacernos a la idea: Comer un sólo Tigretón es como tragarse 5 cucharaditas de azúcar y una cucharada de mantequilla, aditamentos aparte, claro. Ahora que nos llega para comprarlo, resulta que es malo. ¡Qué disgusto, con lo rico que está...!

(Post publicado originalmente en el blog del autor "El blog de Centinel") 

24 feb. 2012

Comida basura: Galletitas saladas



Coincidiremos que el picar entre horas no es muy aconsejable. Pero no es fácil resistir la tentación, sobre todo cuando el cerebro clama "hidratos, hidratos" a los cuatro vientos. Y la cosa se complica si el aspirante a aperitivo son galletitas saladas, que tienen la misma propiedad que las pipas: sabes cuando empiezas a comerlas, pero no cuándo vas a acabar. Además suelen venir en atractivos y voluminosos botes de plástico, para que el control de lo que comes sea más difícil. Por no hablar de sus formas, probablemente ideadas por malignos psicologos industriales o diabólicos responsables de producto: simpaticos animalitos, pececitos, elefantitos o amigables rueditas estriadas, que transmiten una imagen infantil e inofensiva.

Pues ojito, que vienen cargadas. Estos son los ingredientes (perdonad la baja calidad de las imágenes, cosas del directo, aunque se ve algo más grande pinchando sobre ella), para ir entrando en calor:

Nuestro amigo el jarabe de glucosa y fructosa y el azúcar no pueden fallar. Ni las grasas vegetales, sin indicar porcentajes ni naturaleza de las mismas. Veámoslo en su composición nutricional:

Cielos. No tienen demasiado azúcar, pero son todo hidratos de carbono y grasas, en concreto un 21% de estas últimas, y la mitad de ellas saturadas. Mal negocio para picar a menudo. Mejor dejarlas para muy de vez en cuando.
(Post publicado originalmente en el blog del autor "El blog de Centinel") 

23 feb. 2012

Comida basura: Donuts

Este post es de los que duelen. Toda la vida me han encantado los Donuts, tiernos, con su azuquitar. Sus anuncios han hecho historia, ya que siempre han sido innovadores. El mítico, ¡Anda, la cartera! ¡Anda, los Donuts! es ya un caso que se estudia en las escuelas de marketing. El de Un con leche, uno doble, uno sólo, un cortado, que hacía un paralelismo entre el café y los Donuts fue también muy ingenioso. Y después se lanzaron a hacer alguno un poco atrevido, recomendando comerlos de dos en dos, que quizás ahora hasta despertaría las iras de los más retrógrados.

Pero vayamos al meollo. Un vistazo a la lista de ingredientes no da demasiadas pistas. Son evidentes el azúcar, el aceite vegetal, la fécula... así, de primeras, poco alimento, mucha energía, nada muy sano, pero tampoco componentes que puedan asustar demasiado.


Pero al mirar los valores nutricionales, llega el disgusto:


Como era esperable, mucho azúcar, la quinta parte del Donut lo es. Y muchas grasas, la cuarta parte, de las cuales la mitad son saturadas, consecuencia del uso de grasas vegetales poco saludables.

Así que ya sabes: No es buena idea desayunarse todos los días un Donut. Y menos dos. Aunque comerse uno de vez en cuando es de esos placeres de la vida de los que es difícil prescindir. Snif, ha caido un mito...


(Post publicado originalmente en el blog del autor "El blog de Centinel") 

22 feb. 2012

Comida basura: Cheetos merienda



Tal y como me esperaba, los Cheetos Merienda no son nada recomendables. Eso de ponerles la coletilla de merienda tiene muy mala leche.

Ya la lista de los ingredientes mosquea un poco. Indica el porcentaje de varios de ellos, pero no el de azúcar. No hace falta, está en los valores nutricionales: 32 gramos de cada 100, es decir, un
tercio es puro azúcar. Parecido a los cereales de desayuno infantiles.

Del resto no están mal, así que si reconocieran que son chuches, que es lo que son, no tendríamos que flagelarnos por dejar que nuestros hijos las coman (muy) de vez en cuando. Pero llamarlos como lo han hecho no sé si es para reir... o llorar.


¿Por qué a unos abuelos les quitan la custodia de su nieto, por permitir/promover que pese 100 kilos con 10 años, pero al mismo tiempo pueden venderse productos como estos para los niños, que absolutamente ningún nutricionista ni pediatra recomendaría como merienda?

(Post publicado originalmente en el blog del autor "El blog de Centinel") 

21 feb. 2012

Comida basura: Refrescos azucarados


De cola, de naranja, de limón, incluso de maracuyá... cientos de sabores y colores para uno de los "alimentos" modernos menos recomendables. Sin entrar a valorar sus colorantes y conservantes, todos registrados y debidamente autorizados, aunque no se hayan estudiado sus efectos a largo plazo. De cualquier forma no son recomendables porque tienen una enorme cantidad de azúcar, el mayor aliado de la obesidad y la caries.

Por ejemplo, estas son las cantidades de azúcar por lata de 330 ml: Coca Cola, 37 gramos; Pepsi, 38 gramos; Fanta, 40 gramos; Sprite, 36 gramos; 7up, 36 gramos; Y el resto, parecido. Para que seas consciente de cuánto es esto, beberse una lata de refresco es como meterse entre pecho y espalda entre cinco y seis cucharaditas de azúcar. Sencillamente absurdo. Personalmente, creo que lo malo de un menú de hamburguesería no es la hamburguesa, sino el balde de Coca Cola (o Pepsi, o equivalente) que lo acompaña. Suele ser de al menos de medio litro, así que calcula tú mismo/a. Y creo que algún día seremos conscientes de su responsabilidad en la epidemia de obesidad que asola los países más desarrollados

Si tienes sed, sustitúyelos por agua o zumos naturales. O, si prometes beberlos en pequeñas cantidades y muy de vez en cuando, por zumos o refrescos sin azúcares añadidos.


(Post publicado originalmente en el blog del autor "El blog de Centinel") 

19 feb. 2012

Comida basura: Cereales infantiles

Todos los estudios e informes lo confirman: los niños cada día están más obesos. Algunos dicen que es porque no se mueven. Quizás tengan algo de razón, pero creo que sobre todo es por lo que comen. Comida cada vez más procesada, más refinada, más basada en hidratos de carbono y azúcares.

Mi niño/a desayuna siempre cereales... suena bien, ¿no? Pues malas noticias: Los cereales que venden en esos preciosos paquetes (y que suelen incluir atrayentes regalitos) suelen presumir de tener vitaminas y minerales añadidos, algo que en principio es positivo pero cuya eficacia está todavía por demostrar (de algunos estudios se podría deducir que incluso es mejor evitarlos). Pero analizando sus componentes, son poco más que almidón y azúcar. Mucho azúcar. Demasiado azúcar. Y se parecen muy a poco a cereales "de verdad".

Por ejemplo, estos son los macro-componentes nutricionales básicos (por cada 100 gr. de producto) de los Choco Krispis, Frosties, Smacks y Miel Pops, tomados de la web de Kelloggs (pincha para agrandar):


¡En el mejor de los casos, un tercio de lo que están comiendo es azúcar y el resto almidón! Una bomba para el páncreas e insulina a raudales corriendo por su torrente sanguíneo, para que a media mañana llegue el bajonazo. Y caries a mansalva para los dientes. .

Y estos son los ingredientes de tres de ellos (Choco Krispis, Frosties y Smacks, respectivamente) según indican en sus cajas:

Como podéis observar, además del cereal (que, por oro lado, está superrefinado, es decir, se le ha eliminado la fibra para hacerlo más blanco y convertirlo en puro almidón), todos tienen jarabe de glucosa y azúcar. Y por lo visto en la información nutricional, en cantidades muy importantes. Comparándolos con los cereales "para adultos" (que tampoco son para dar saltos de alegría), en lugar de ser incluso más sanos (hablamos de niños/as en periodo de crecimiento), son sencillamente más llamativos y mucho más dulces. Si además consideramos que en muchas ocasiones les añaden más azúcar al tomarlos con leche, puede que en el desayuno se estén metiendo entre pecho y espalda entre 20 y 40 gramos de azúcar sólo con los cereales.

¿Cual es mi consejo? Lo ideal sería un desayuno compuesto de un lácteo (leche, yogur, queso), una pieza de fruta (variada, para no aburrir), y una tostada de pan integral, incluso con mermelada y mantequilla. De vez en cuando podría sustituirse la tostada por alguna galleta... aunque pocas se salvan. Sería recomendable complertarlo con algo de proteínas y grasas (huevos revueltos, tortilla). Y seguro que a vosotros se os ocurren otras soluciones igual de sabrosas y nutritivas y mucho menos "sintéticas". Claro, es más trabajo. Prepararlo, servirlo, convencerles de que se lo coman... Un remedio sencillo: Levantarse un cuarto de hora antes e instarles a que participen en la preparación. Funciona, de veras.

(Post publicado originalmente en 2008 en el blog del autor "El blog de Centinel") 

15 feb. 2012

Comida basura: Galletas Digestive

Pongo la foto de un paquete de una conocida cadena de supermercados, pero hay muchas otras marcas y todas son parecidas.


Este es uno de los muchos alimentos a los que les tengo ganas, porque su imagen y publicidad son engañosas: Nombre que suena a sano (¿Digestivo?), símbolosnaturales (trigo en la foto, verde), pero ni lo uno ni lo otro. No mienten, pero ya me entendéis...

Veamos sus ingredientes y valor nutricional (pincha para agrandar).

  • Para empezar, la fibra que pueda tener un 11% de harina integral frente a un 51% de harina blanca es anecdótica.
  • Además, les añaden grasa de palma, y parece que bastante, lo que se refleja en ese más de 10% de grasas saturadas, toda una amenaza para tu colesterol.
  • Y el 65% en peso son hidratos de carbono, de los cuales casi 20% son azúcares. Claro, tiene jarabe de glucosa y azúcar. Para que te hagas una idea, por cada dos galletas es como si te comieras una cucharadita de azúcar.
Resumiendo: Harina, grasa y azúcar. Como la mayoría de los bollos y galletas, adelanto. Son muy ricas, lo sé, y no sé si son digestivas, pero lo que no hay duda es que son una bomba. Si puedes sustituirlas por una tostada de pan integral con mermelada (mejor natural), te harás un favor.


(Post publicado originalmente en el blog del autor "El blog de Centinel")